Motos: “Estamos trabajando para hacer algo grande en Barcelona 2018”

José María Motos, o simplemente Pepe, como le llaman sus compañeros del Astralpool CN Sabadell y de la selección española, es un portero de waterpolo 24/7. Esa es su demarcación y a ella se dedica en cuerpo y alma. Pepe, como él mismo confiesa, siempre ha sido portero. Es lo que le gusta.

“Siempre he jugado de portero. Cuando empecé a dedicarme en serio nunca probé otra cosa. La portería es lo mío. Y mis ídolos siempre fueron porteros,  en mi equipo el ruso Nikolai Maksimov, que estuvo con nosotros en Sabadell tres temporadas, y en el fútbol, el alemán Oliver Kahn”, afirma Motos, que también ha sido siempre fiel a un único club, el de su ciudad. 
El fútbol le interesaba más antes que ahora. “Se ha convertido en un circo –asegura-, aunque me gusta verlo y jugarlo”. Su tiempo en estos momentos lo dedica en exclusiva al waterpolo y a sus estudios de administración y dirección de empresas (ADE) que realiza de modo semipresencial. Le queda un año y medio para licenciarse.

Motos se muestra muy satisfecho de cómo le han ido las cosas en los últimos meses: “Todo ha ido muy rápido. No te das cuenta y te van pasando cosas que antes pensabas que no sucederían. La verdad es que estoy muy contento. Esta es la temporada más completa que he vivido. Con el club estamos jugando la fase grande de la Champions League ante los mejores equipos de Europa y con la selección también es un no parar con las dos competiciones que hay este invierno en el calendario”.

El portero internacional admite que “se nota mucho estar jugando grandes competiciones constantemente” y asegura que “ahí siempre se aprende”. “Yo pensaba que ya lo sabía todo –añade-, pero te ves al lado de gente como Dani (López Pinedo) y se te cae la baba. Es un gran profesional, Esa es la palabra que le define. Y está ahora como si tuviera 20 años”.

Aunque no se considera un fijo en la selección de David Martín (“ni en broma soy un fijo en el equipo; todo puede ir cambiando y hay que seguir trabajando para que me sigan llamando”), Motos sueña, como el resto de compañeros, con la gran cita de este año, los Campeonatos de Europa de waterpolo Barcelona 2018: “Jugar en casa siempre es algo grande. Es otra cosa. Me imagino que estarán en la grada los amigos y los familiares, aunque es verdad que en la tele se ve muy bien”.

Su debut en el equipo español se produjo el pasado verano, cuando fue llamado como segundo portero para los Mundiales de Budapest. “No me esperaba para nada debutar en el torneo, pero es verdad que Martín ya nos dijo antes de competir que no había portero titular”, recuerda.

Motos asegura que, aunque aún está lejos Barcelona 2018, les motiva mucho poder jugar en casa, en la Picornell, y que están “trabajando para hacer algo grande, aunque va a haber selecciones muy potentes”.

A sus 26 años, se ha propuesto triunfar en el waterpolo y acabar sus estudios de ADE: “No he pensado qué haré en el futuro y ni siquiera sé si seguiré vinculado al waterpolo. Pero es bueno tener salidas para cuando has de salir al mercado laboral. Lo bueno de los deportistas llegado ese momento es poder tener oportunidades y no acabar pidiendo favores”.

Motos confía tanto en sus facultades bajo la portería, algo ya suficientemente contrastado, como en sus capacidades ante el futuro que se avecina. Y, como él dice, lo mejor es estar preparado para cualquier cosa. 

José María Motos