Leyendas
Elena Gigli

Elena Gigli

Aunque apenas disputó 95 segundos en el torneo olímpico de Atenas, en 2004, la fama le llegó de forma inmediata a la portera suplente de la selección italiana, Elena Gigli, una jovencita jugadora de la Fiorentina Waterpolo Giotti que conquistó sin proponérselo el corazón de todos los aficionados por la medalla de oro del equipo transalpino en esos Juegos Olímpicos, su imponente figura (1,93 de altura y 76 kilos) y por haber mejorado un récord de precocidad muy apreciado en el deporte italiano. 

Con apenas 19 años y 48 días, Gigli superó la plusmarca que figuraba en los anales olímpicos italianos desde los Juegos de Berlín (1936), donde la atleta Ondina Valla se proclamó campeona olímpica de 80 vallas. Su hazaña la convirtió en una celebridad.

Nacida en Empoli el 9 de junio de 1985, Gigli pasó después por otros muchos equipos (Rapallo, Pro Recco, Firenze, el Hunter Hurricanes australiano, Prato Waterpolo y Rari Nantes Firenze) y al oro olímpico de 2004 sumó otras cinco medallas en la alta competición, entre ellas la de los Europeos de Eindhoven de 2012. Está considerada la mejor portera italiana de todos los tiempos. Y posee el máximo reconocimiento deportivo de la República Italiana.