Judith Forca: “Entrenamos muy duro para ganar el oro en Barcelona”

Sin hacer ruido, a la sombra de las campeonas consagradas, pero con los galones de quien también ha ganado cuatro Copas de Europa y ha sido subcampeona del mundo con la selección, Judith Forca vive emocionada esta recta final hacia Barcelona 2018, donde podrá jugar en casa, ante su familia, ante su gente.

“En 2013, en los Mundiales de Barcelona, estuve en la grada –evoca- pues era aún pequeña. Jugaba en el Astralpool CN Sabadell, mi equipo de toda la vida, pero aún no había llegado a la selección. Y fue increíble. Ojalá vivamos algo así el mes próximo”.  Era pequeña y casi lo sigue siendo. Acaba de cumplir los 22 años, pero su extraordinario palmarés hace que la gente la vea como una de las jugadoras más experimentadas.

Puede presumir de “cuatro títulos europeos con el club”, el primero de los cuales, el de 2011, lo obtuvo con 15 años. Y también de estar en la selección desde 2015: “Mi primera gran competición internacional fueron los Mundiales de Kazán. Estaba súper feliz. Me hacía mucha ilusión llegar a la selección y hacerlo además en un campeonato tan grande”, recuerda.

Durante su etapa en el colegio, Forca se dedicaba a la natación, pero luego le pidieron que probara en el waterpolo, sobre todo por su condición de zurda, y eso le gustó mucho más. Desde entontes ya sólo ha existido este deporte entre sus hobbies, que con el tiempo se ha convertido en su principal ocupación. Aunque está ahora estudiando auxiliar de enfermería, posee el título de entrenadora de nivel 1 en los deportes acuáticos y desconoce cuál será su futuro.

Ahora, como el resto de compañeras, tiene “los Europeos de Barcelona en la cabeza pues son el máximo objetivo de este año”, y para llegar en buscas condiciones asegura que entrenan muy duro: “No tenemos ninguna presión, al menos yo, y sí muchas ganas de jugar. Vemos que esto se acerca, pero es algo que no nos presiona. Seguramente el antídoto sea entrenar duro cada día”.

“Con la selección española, mi mejor recuerdo –resume- es seguramente la medalla de plata del pasado año en los Mundiales de Budapest. Pero aquello ya es pasado. Ahora entrenamos muy duro para ganar la de oro en Barcelona. Aunque sabemos que será un torneo muy difícil”.

Forca coincide con sus compañeras en la importancia del “partido de cuartos de final, el que te lleva arriba o te deja fuera de la lucha por el título” e identifica a “Holanda, Hungría y Rusia, y quizás Italia”, como las principales selecciones adversarias. No le preocupa el grupo que le ha tocado en suerte a España, ni el debut ante las húngaras porque “al final, si quieres ganar el campeonato, tienes que ganarles a todos” e insiste en que la selección, ahora concentrada en el CAR de Sant Cugat, está trabajando muy duro para conseguir el sueño de triunfar en la Picornell al amparo de su afición.