Noticias

La final masculina: los antecedentes

Serbia y España apenas han medido sus fuerzas en las grandes finales internacionales de este deporte. De hecho, en la historia de los Campeonatos de Europa sólo existe una final parecida, la de 1991, cuando en Atenas la selección española se enfrentó a la entonces Yugoslavia, el país que reunía a las actuales potencias balcánicas antes de la desmembración de 1992.

Yugoslavia se impuso en aquel encuentro, que le dio a España su mayor éxito en esta competición, ya que la selección apenas cuenta con aquella medalla de plata y tres de bronce. Serbia, ya como estado independiente, se ha proclamado campeón de Europa en 2006, 2012, 2014 y 2016. Aspira en la Picornell a su cuarto título continental de forma consecutiva.

En los recientes Campeonatos de Europa ha habido algún enfrentamiento entre estas dos selecciones: en 2012 y en 2014 se vieron las caras en la fase de grupos y en ambos casos el triunfo sonrió a los eslavos, que ganaron 7-5 en la edición de Eindhoven y 8-6 en la Budapest.

El año pasado, en los Mundiales de Budapest Serbia venció a España 11-5 en la segunda jornada de la fase de grupos, y en los Juegos Olímpicos de Río, en 2016, Serbia fue la encargada de dejar fuera a España en los cuartos de final con un marcador de 10-7.

A lo largo de la temporada 2018 no se ha disputado ningún partido entre estas dos grandes selecciones.